Bienvenidos a Vuestro Blog

Pretendemos ser una ventana a nuestra biblioteca, donde observemos sus recursos y su potencial de creación. Pero también queremos que desde ella se recomienden obras literarias, cine, se informe de concursos y que se pueda ver la bilioteca como un lugar vivo y lleno de actividades.

domingo, 20 de abril de 2014

Gabriel García Márquez

Como ya sabréis el escritor colombiano Gabriel García Márquez ha fallecido el 17 de abril a los 87 años en su domicilio en la Ciudad de México. El Nobel de Literatura sufrió una neumonía que le obligó a permanecer ingresado durante ocho días la semana anterior y falleció el pasado jueves santo.

Estamos ante el que un autor que se consideraba especialmente  periodista, profesión que amó, y ante uno de los más grandes escritores de la literatura universal. Autor de obras clásicas como Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, El coronel no tiene quien le escriba, El otoño del patriarca y Crónica de una muerte anunciada, fue el creador de un territorio eterno y maravilloso llamado Macondo. Nació en la caribeña Aracataca, un poblado colombiano el 6 de marzo de 1927, y entró a la literatura en 1947 con su cuento La tercera resignación; la gloria le llegó en 1967 con Cien años de soledad, y su confirmación en 1982 con el Nobel de Literatura. Está considerado uno de los padres del realismo mágico latinoamericano y uno de los grandes referentes de la literatura universal. Ha vendido más de 40 millones de ejemplares de sus obras en más de 30 idiomas.

Fuente: RTVE  / El País


Novelas: La hojarasca (1955), El coronel no tiene quien le escriba (1957), La mala hora (1961), Cien años de soledad (1967), El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1981), El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989), Del amor y otros demonios (1994), Memorias de mis putas tristes (2004).

Grandes reportajes: Relato de un náufrago (1970), Noticia de un secuestro (1996), Obra periodística completa (1999). Primer tomo de sus memorias, Vivir para contarla (2002).

Cuentos: Ojos de perro azul (1955), Los funerales de la Mamá grande (1962), La irresistible y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1972), Doce cuentos peregrinos (1992).

Y no dudes en pasar por la biblioteca si quieres saber más sobre él. Y recuerda que el mayor testimonio de admiración que puede darse a un escritor no es el simple halago,  es leerle.

Aquí tenéis un fragmento de Cien años de soledad y otro de su discurso de aceptación del Premio Nobel.

“La casa se llenó de amor. Aureliano lo expresó en versos que no tenían principio ni fin. Los escribía en los ásperos pergaminos que le regalaba Melquíades, en las paredes del baño, en la piel de sus brazos, y en todos aparecía Remedios transfigurada: Remedios en el aire soporífero de las dos de la tarde, Remedios en la callada respiración de las rosas, Remedios en la clepsidra secreta de las polillas, Remedios en el vapor del pan al amanecer, Remedios en todas partes y Remedios para siempre. Rebeca esperaba el amor a las cuatro de la tarde bordando junto a la ventana. Sabía que la mula del correo no llegaba sino cada quince días, pero ella la esperaba siempre, convencida de que iba a llegar un día cualquiera por equivocación...”.


"Un día como hoy, mi maestro William Faullkner dijo en este lugar: ‘Me niego a admitir el fin del hombre’. No me sentiría digno de ocupar este sitio que fue suyo si no tuviera la conciencia plena de que por primera vez desde los orígenes de la humanidad, el desastre colosal que él se negaba a admitir hace 32 años es ahora nada más que una simple posibilidad científica. Ante esta realidad sobrecogedora, que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos, nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra […] Es por eso que invito a todos ustedes a brindar por lo que un gran poeta de nuestras Américas, Luis Cardoza y Aragón, ha definido como la única prueba concreta de la existencia del hombre: la poesía”.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Martin Cursors at www.totallyfreecursors.com